Semana 30. Al más puro estilo québecois

Tras el pedazo viaje, tocaba hacer algo típico de aquí, para resituarse en el ambiente lugareño. Nuestra solución: la cabane à sucre. ¿Y qué es eso? Pues bien sencillo: una fiesta tradicional en una cabaña en la que hace sirope de arce. Esta fiesta es típica de aquí, y se hace para celebrar el final del invierno. Y es que aunque ayer nevó, hemos entrado oficialmente en la primavera.

Así pues, el viernes por la tarde salimos de Montreal con la AETUM (asociación de traductores de la uni), rumbo a una cabaña perdida en el bosque. Nada más llegar, nos dimos una vueltecilla para ver el sistema de recogida de la savia con la que luego se hace el sirope.

Con el apetito abierto nos dispusimos a degustar un sinfín de manjares: jarabe con sirope de arce, habas con sirope de arce, pastel con sirope de arce, buñuelos con sirope de arce, tire sur neige con sirope de arce… Sobra decir lo que tenían todos en común, y también el atracón que nos dimos.

Por suerte, luego dimos una vuelta en una especie de calesa al aire libre, así que con el fresquito nos despertamos justo lo suficiente para aprender a bailar los bailes tradicionales de aquí….La mayoría facilitos, pero con nuestra inexperiencia, fuimos los más torpecillos.

Al día siguiente nos paseamos por el canal Lachine, disfrutando del suelo ya sin nieve. El buen tiempo incitó a una pareja a echarse las fotos de novios, lo que nos dio la oportunidad de sacar nuestra vena alcahueta española y criticar los vestidos y poses. Por la noche, tras una cenita ligerita, rumbo a la salsathèque, donde no paramos de bailar hasta las 3 de la mañana, con dolor de pies incluido.

Así que el domingo durmimos hasta tarde y decidimos ir a la típica peli del domingo por la tarde, por tan solo dos dólares. La elegida: los abrazos rotos. Entre los taxis de Madrid, Penélope Cruz y los comentadores españoles de la butaca de detrás, nos teletransportamos por unas horas. Pero a la salida del cine nos sorprendió el  temporal, recordándonos que esto no es España.

Así empieza mi primera semana sin clase ni viajes, con un gran interrogante sobre los meses futuros, y ganas de saber cómo se solucionará todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s